Germinar es el proceso que lleva a una semilla a convertirse en una planta, es la transformación mediante la cual la semilla se infla hasta acabarse rompiendo.

Para lograr que este proceso se lleve a cabo correctamente es necesario que se cumplan unas condiciones climáticas, la temperatura, agua y nutrientes necesarios para el óptimo crecimiento. Por ello la germinación es una de las etapas más importantes de la planta, es la primera fase que permitirá a la planta desarollarse correctamente o no.

Paso 1: Escoger el semillero

Es importante que decías donde plantar tus semillas para que germinen. Ya que de ello dependerá cómo empiecen a crecer tus plantas. Tienes múltiples opciones para hacer germinar las semillas:

semillero

  • Puedes optar por comprar un semillero, no son muy caros puedes encontrarlos en cualquier tienda que vendan plantas e incluso en promociones de supermercados. Estos recipientes para germinar consisten en maceteros pequeños donde pueda empezar a crecer la semilla, normalmente vienen con una bandeja para recoger el agua sobrante y una cubierta a modo de invernaderosemillero-2-boost
  • Reciclar envases de yogures: Tienen una medida perfecta y salen baratos. Si estás pensando en hacer un huerto ecológico este plan es perfecto. Podrás empezar a coleccionar los envases y pedirle a gente que los guarde, de esta manera el primer paso para iniciar tu huerto urbano será bastante económico. Tenlo en cuenta ya que luego necesitarás invertir en sustrato y abono, y en eso sí merece la pena emplear algo de dinero. Lávalos bien y hazles unos pequeños agüjeros para que drene el agua cuando riegues tus semillas y no se pudra la tierra. Te recomiendo que pongas una bandeja debajo por el exceso de agua.maceteros
  • Reciclar macetas viejas: Si tienes en casa macetas pequeñas de otras plantas o flores que has comprado y trasplantado úsalas. Aunque al principio puedan parecer muy grandes para las semillas, te permitirán cosechar varias en un mismo macetero. También puedes usar mecetas más grandes e identificar con letreros tus plantas para saber cuál es cada una de las semillas.aromatic-plants-130414_640

Paso 2: El sustrato para germinar

Elige un buen sustrato y no escatimes en gastos ya que va a ser lo que le de los nutrientes suficientes, lo mejor es escoger un sustrato rico en minerales y abonarlo. Mi consejo es que escojas un abono que esté compuesto por estiércol de oveja o caballo. Particularmente prefiero el de caballo, pero ambos son ideales para que tus plantas crezcan sanas para tu huerto urbano.

Esta primera etapa que es la de germinar es esencial que no le falten vitaminas ya que la tierra es lo que le dará la fuerza para que la semilla acabe germinando.

abono

El abono no es muy caro, lo encontrarás en cualquier lugar especializado en jardinería. Un saco de 50 litros puede estar alrededor de los 10€.

La mezcla debería ser de un 60% de sustrato y 40% de estiércol de caballo. No te asustes, el abono no huele apenas y es muy ligero a la hora de transportar. Ten en cuenta que está seco, parece tierra y hierbas secas.

Escoge un buen abono para una buena cosecha.

Paso 3: Preparar las condiciones

Para que tus semillas crezcan sanas y rompan lo antes posible es necesario que tengan unas condiciones óptimas. Ten en cuenta que cuando decidas hacer tu semillero aun no será la época ideal para plantar, sino que te adelantas a la siembra. ¿Por qué? Esto se hace para asegurarte que en el momento de sembrar tus plantas ya están listas para crecer y así garantizar la siembra.

Por este motivo lo ideal es ubicar tu semillero dentro de casa, lejos de las bajas temperaturas y las lluvias abundantes, de esta manera puedes controlar la temperatura y el riego.

Necesita tener entre 18 – 20ºC, mi consejo es que estén en una habitación cálida con mucha luz natural para garantizar el correcto crecimiento. En zonas muy frías puedes acercarlas a una fuente de calor como un radiador. Si la habitación tiene sol directo acércala a la ventana. Puedes conseguir mayor temperatura haciéndole una tapa, como ya hemos mencionado, de esta manera guardará el calor y hará un efecto invernadero.

El riego debe ser a goteo. No hace falta que instaléis ningún aparato, tan solo tenerlo en cuenta para no regar con mucha abundancia de agua. Puedes usar una manguera con un dispersor suave o bien una regadera de mano. Mantén el sustrato húmedo pero sin encharcarlo.

Paso 4: sembrar las semillas

A la hora de plantar las semillas mi consejo es que las pongas en remojo durante 24h antes en un vaso con agua. Esto hará que la cáscara de la semilla se ponga blanda y facilite el camino a la hora de romper la coraza.

No las plantes muy hondo de la tierra para que reciban la luz, normalmente entre 1-2cm es suficiente para que puedan crecer rápidamente y veas los resultados pronto.

Paso 5: Separarlas

germinar

Ten en cuenta la separación cuando plantes las semillas ya que pueden parecer pocas cuando las pongas en la tierra, pero luego te darás cuenta que eran demasiadas y los brotes se habrán enredado.

Lo mejor para la germinación es que se planten pocas semillas y se mantenga una distancia prudencial para que germine correctamente.

Una vez que tengan una altura adecuada, entre los 10-15 cm deberás separarlas y será el momento de trasplantarlas. Para este momento también te ayudará haber tenido en cuenta separar las semillas. No lo olvides, a mayor espacio entre semillas mayor lugar para crecer y hacerse hermosas plantas. Puede ser un inconveniente para su crecimiento no tener suficiente espacio.

3663 Comentarios