Plartar Ajo es muy buena elección, y es que es una pieza fundamental de nuestra dieta mediterránea,rara es la receta que no lleve este condimento. Y es que su sabor especial hace de una receta única. Además, es un ingrediente barato y fácil de encontrar. Si has decidido plantarlo en tu huerto debes saber que es una hortaliza muy fácil de plantar y se reproduce muy rápido, por eso será primordial que sepas almacenarlo bien para obtener una buena conservación.

Sembrar Ajo

  1. El mejor clima para los Ajos

La mejor época el año para la siembra es a mediados de la primavera. Esta planta requiere de mucho sol directo, puede crecer perfectamente en altas temperaturas. Si lo colocas en un lugar de sombra parcial no habrá  problema, pero evita que la mayor parte del tiempo sea sombrío.

2. Prepara el terreno para sembrar

Debes preparar el terreno antes de empezar a plantar los ajos. Es mejor que el sustrato sea arcilloso y drene bien el agua, interesará que no se estanque en las raíces. Abona bien la tierra, usa estiércol de caballo para darle altas propiedades que fomenten el crecimiento de los ajos.

3. Escoge un diente de ajo como semilla

Cabeza de ajo fresco
Cabeza de ajo fresco

Planta la semilla del ajo. Lo mejor es que escojas uno natural, de los que tienes en casa y usas para cocinar. El diente de ajo fresco será la mejor semilla que puedes encontrar. Seguro que alguna vez se te ha quedado durante un tiempo una cabeza de ajo en la despensa, y cuando has ido a por ella le han salido raíces. Los dientes de ajo tienen esta cualidad, le crecen las raíces. Por ello escoge un buen ajo y deposítalo en la tierra dejando un par de centímetros por debajo de la superficie.

Escoge un ajo fresco y bueno, de calidad. Esto te garantizará que tu planta será igual.

También puedes optar por ir a un vivero y comprar bulbos de ajos, échale un vistazo y escoge tu manera.

4. Siembra la semilla de ajo

Desgrana la cabeza de ajos con cuidado y presta atención a la base para que no se rompa. Si se daña esa parte la planta no crecerá. Mi consejo es que escojas aquellos que sean más grandes y deseches los pequeños, de esta manera conseguirás una planta mas grande y hermosa.

Introduce la semilla unos 3-4 cm en la tierra con la pinta del diente mirando hacia arriba. Cierra el agujero y cubre la superficie con un lecho de compost, puede ser de hojas secas y ramas que hayas recogido de otras plantas. Esto alimentará de manera orgánica el sustrato.

5. Riego durante el cultivo del Ajo

El ajo necesita de un riego abundante y constante, sobre todo en la primera etapa. A medida que crezca y te adentres en la época de verano y más calor es necesario que disminuyas el riego, de esta manera crecerá con más fuerza. Necesita de mucho calor y sol directo para crecer.

Recolectar los Ajos

cabeza ajo

El momento ideal para recolectar los Ajos es cuando los dientes se pueden separar biene. Este punto lo sabrás en el momento que las hojas se tornen amarillas incluso se sequen. En ese momento es el punto en sacar los Ajos e la tierra.

Para sacarlos cava con las manos o con ayuda de una pala alrededor de la planta. Una vez tengas el camino echo estira de las hojas para sacar el ajo.

Lava con agua para eliminar la tierra del bulbo y deja secar al sol.

Cómo almacenar la planta

trenza ajo

Una de las formas más tradicionales para almacenar esta hortaliza es elaborando una trenza de ajos con las hojas sobrantes. Al estar secas puedes trenzarlas y hacer de ello un elemento decorativo para la cocina o alacena.

También puedes hacer conserva tanto en vinagre como en aceite. Lo importante es que quede bien cerrado al vacío y lo guardes en un lugar protegido de la luz y con poca humedad. Lo mejor es guardarlo en nevera para que tenga una mejor conservación.

Y la forma tradicional y útil para la cocina es guardarlo en un recipiente de barro en la cocina. Evita meterlo en la nevera ya que se vuelve muy blando y pierde su esencia. Busca un lugar seco y tenlo a mano para condimentar tus platos en la cocina.

 

2365 Comentarios