Skip to content

¿Cada cuánto tiempo debo fertilizar mi huerto?

10 diciembre, 2020 | Comentarios (0)
¿Cada cuánto tiempo debo fertilizar mi huerto?

Para obtener el máximo rendimiento de un huerto ya sabrás que es imprescindible el uso de abonos y fertilizantes. Estos compuestos ayudan a fabricar un suelo con todas las propiedades y nutrientes para que las plantas crezcan sanas y fuertes, produciendo una cosecha de mayor calidad.

Pero este proceso de fertilización no es tan fácil de implementar como puede parecer. En cada estación del año las necesidades son distintas, por lo que es importante que conozcas el ciclo básico de fertilización del huerto, de forma que puedas trabajar de una forma correcta para obtener el máximo beneficio.

Uso de abonos y fertilizantes en invierno

Conseguir un huerto repleto de frutas y verduras sanas cuando llegue el verano requiere trabajo de meses. El invierno marcará el  comienzo de la temporada y es la época en que se debe hacer una primera preparación del suelo.

Para empezar deberás asegurarte de que la tierra esté lo suficientemente blanda como para poder trabajarla. Si es el caso, en primer lugar se utilizará un fertilizante de liberación lenta con un 10% de nitrógeno, fósforo y potasio respectivamente. Una vez repartido por el suelo, cúbrelo con un mantillo grueso. De esta forma conseguirás que durante los meses de frío el fertilizante vaya repartiéndose lentamente por toda la tierra y quede a punto para aprovechar los primeros cultivos del año.

Fertilización en primavera

Los primeros cultivos del año, que habitualmente son vegetales como la lechuga o el repollo, tienen un ciclo de crecimiento muy corto y maduran en unos dos meses aproximadamente. Estos productos no requieren de un extra de fertilizante si se nutrió el suelo durante el invierno.

Sin embargo, si no se hizo la fertilización lenta, entonces deberemos utilizar en la época de primavera un fertilizante de liberación rápida, antes de sembrar las primeras plantas o semillas. Puedes recurrir en este caso a productos en formato líquido o granular, asegurándonos siempre de regar generosamente el suelo tras su uso.

Reglas para fertilizar durante el verano

La campaña de verano es aquella en la que los cultivos necesitan mayor aporte de nutrientes puesto que se alimentan mucho más que los que crecen en otras épocas del año. Por ejemplo, los tomates necesitan una gran cantidad de nitrógeno para un crecimiento y una producción adecuada.

Para suplementar los nutrientes del suelo deberemos agregarle fertilizante de liberación rápida cada 20 o 30 días. Además, antes de la siembra, deberá realizarse una aplicación de fertilizante de liberación lenta. La combinación de los dos tipos de abonos garantizará que el suelo cuente con todas las propiedades necesarias  para que los vegetales sembrados puedan avanzar de forma adecuada durante toda la fase de crecimiento.

En caso de sufrir periodos de sequía o calor extremos deberemos reforzar los nutrientes del suelo aplicando un extra de sales minerales utilizando compuestos específicos con contenido de Magnesio.

Cómo fertilizar en otoño

Cuando se retiran los cultivos producidos durante el verano y antes de plantar los productos de otoño, se debe emplear de nuevo una dosis de fertilizante de liberación lenta. Las plantaciones otoñales, al igual que las de primavera, tienen una necesidad de fertilización menor ya que son vegetales con un ciclo de crecimiento corto.

A pesar de esto, si vemos que la producción no es la adecuada una vez avance la campaña de otoño, se puede recurrir a un fertilizante de liberación rápida cada 25 días para aumentar la producción, pero nunca hacerlo después de la primera helada, pues puede conllevar que la planta muera.

Siguiendo estos simples consejos y utilizando productos fertilizantes de calidad, nos aseguraremos unas cosechas sanas y con mucho producto.

Ver más

¡Suscríbete a nuestro boletín!

    Etiquetas: