Skip to content

¿Cómo iniciar y planificar un huerto escolar?

5 septiembre, 2020
Pasos para iniciar un huerto escolar
Ahora es el momento de comenzar a planificar y prepararse para el huerto escolar. Tal vez haya creado huertos escolares en el pasado o lo haya considerado. De cualquier manera, una preparación cuidadosa es clave para tener un buen comienzo.

Los huertos escolares están floreciendo en todo el mundo. Durante la última década, los huertos escolares han pasado de ser una rareza a ser un concepto bien conocido que continúa ganando terreno en las escuelas pequeñas y grandes, públicas y privadas, rurales y urbanas.

Su proliferación tiene mucho sentido tan pronto como empiece a investigar los beneficios de la jardinería con los estudiantes. En primer lugar, los huertos escolares enseñan a los estudiantes cómo cultivar y cosechar sus propios alimentos, que es quizás una de las habilidades más vitales que una persona puede poseer. Además, las investigaciones muestran que trabajar en huertos escolares puede:

  • Aumentar las puntuaciones de rendimiento científico de los estudiantes
  • Mejorar las habilidades sociales cultivando la empatía y el trabajo en equipo.
  • Aumentar el conocimiento de los estudiantes sobre nutrición y su disposición a consumir productos frescos.
  • Mejorar la alfabetización emocional
  • Desarrollar un sentido de comunidad y responsabilidad.
  • Inculque el aprecio de por vida por el mundo natural.
infografía: Beneficios de hacer un huerto escolar
infografía: Beneficios de hacer un huerto escolar

Consejos para construir un huerto escolar

¿Listo para adoptar la jardinería en tu escuela? Siga estos pasos para obtener una cosecha saludable.

Haz el caso

Antes de diseñar un huerto escolar, es probable que necesite la aprobación de las partes críticas (es decir, administradores escolares y posiblemente patrocinadores). A menos que la administración ya esté a bordo, prepare una justificación de por qué la escuela debería invertir en un jardín.

Programe un tiempo para reunirse con las partes relevantes y prepare una presentación con anticipación que describa los beneficios de los huertos escolares para los estudiantes, la escuela y la comunidad, y detalle los objetivos del programa. Antes de la reunión, considere la posibilidad de solicitar ayuda a los padres, personal, maestros y / o miembros de la comunidad que estén dispuestos a donar su tiempo y experiencia, lo que demuestra que la comunidad está dispuesta a ayudar. Esto puede hacer que los jardines parezcan mucho más manejables para los administradores escépticos. Si los administradores están preocupados por la financiación, considere solicitar subvenciones, solicitar donaciones de suministros o buscar otras formas creativas de financiar proyectos de huertos escolares. 9

Seleccione un sitio

Una vez que tenga la aprobación, es hora de tomarse en serio el diseño de jardines. Empiece por elegir dónde se ubicarán los jardines. Considere una serie de factores, que incluyen si el sitio es accesible tanto para estudiantes como para maestros, tiene una fuente de agua cercana, recibe suficiente exposición a la luz solar (procure un mínimo de seis horas de exposición al sol cada día), es lo suficientemente grande para permitir crecimiento futuro y tiene suelo de buena calidad para el cultivo de flores y hortalizas.

infografía: Cultivo en Cama elevada vs en el jardín de tierra
infografía: Ventajas del Cultivo en Cama elevada vs cultivo en el suelo.

Diseña el jardín

Antes de plantar cualquier cosa, es importante pensar en qué tipo de jardín desea crear, qué tamaño tendrá y cómo utilizará ese espacio.

Empiece por decidir el tipo de jardín: ¿plantarás directamente en el suelo, construirás camas elevadas o plantarás en fardos de paja o macetas? El sitio que seleccione le ayudará a determinar sus opciones. Hablar con estudiantes, maestros y administradores debe darle una buena idea de qué tipo de jardín se adapta mejor a las necesidades de todos. Si se siente un poco perdido, puede valer la pena consultar a un profesional.

Una vez que se haya decidido por un tipo de jardín, es recomendable elaborar algunos diseños de jardín. Idealmente, querrá solicitar comentarios de tantos grupos relevantes como sea posible (piense en estudiantes, maestros y administradores) para asegurarse de que el diseño se adapte a diversas necesidades. El boceto debe incluir las dimensiones, así como la ubicación del sitio en relación con el agua, el equipo, el abono, etc. Te encontrarás refiriéndote a esto repetidamente mientras decides qué plantar y dónde.

Mientras lo hace, comience a pensar en cómo abordará la preparación del suelo, el mantenimiento del jardín (como desmalezar y regar), la reducción de desechos (como el compostaje), etc. Prepare un programa de mantenimiento y una lista de voluntarios confiables antes de poner la primera planta en el suelo.

Decide que plantas plantar

Para saber qué plantar, debe comprender la zona de cultivo de su región. Comience por consultar frutas o vegetales que se adaptan a su clima local. También tenga en cuenta el tamaño, los requisitos de espacio y el mantenimiento necesarios para cultivar cada planta. Y no olvides considerar la temporada en la que inicias el huerto; ciertas plantas crecen mejor en determinadas épocas del año.

Lea también: Vegetales que crecen en el calor

Lista de verduras y temperaturas para su crecimiento
Lista de vegetales y climas adecuados para su crecimiento optimo.

Una vez que cree una lista de plantas apropiadas para la ubicación, solicite los comentarios de los estudiantes para saber qué es lo que más les entusiasma cultivar. También puede considerar elegir plantas en función de un tema que se relacione con las lecciones que se enseñan en el aula.

Por encima de todo, recuerde comenzar poco a poco al planificar la primera siembra: no desea abrumar a los estudiantes o voluntarios con una gran cosecha o con necesidades de mantenimiento desafiantes.

Planifique cada temporada con anticipación

Independientemente de las plantas que decida cultivar, es aconsejable planificar cada temporada con bastante anticipación al momento de la siembra. Por ejemplo, es recomendable comenzar a planificar el huerto en primavera en enero. Después de armar un plan para las plantaciones de la temporada, decida si cultivar plantas a partir de semillas o comprar plantas de inicio. Si crece a partir de semillas, recuerde que algunas plantas deben iniciarse en el interior varias semanas (y tal vez incluso meses) antes de que estén listas para ser trasplantadas a un jardín al aire libre.

Puede solicitar a los estudiantes a empezar a germinar semillas semanas antes de empezar la plantación en el huerto.

Si está operando con un presupuesto reducido, también es útil pensar en posibles recursos económicos. ¿Puede enviar una carta a casa con los estudiantes pidiendo a sus padres que donen herramientas y guantes de jardinería adicionales? ¿Podrían los agricultores locales o los clubes de jardinería locales donar paquetes de semillas o ofrecer su experiencia como voluntarios? ¿Podrían los estudiantes universitarios locales ofrecer su tiempo como voluntarios? Hay todo tipo de recursos disponibles: cuanto antes investigue estas opciones, más posibilidades tendrá de mantenerse dentro del presupuesto.

 Consejos para iniciar un huerto escolar
infografía: Consejos para iniciar y planificar un huerto escolar

Prepara el suelo

Si está plantando directamente en el suelo existente, debe prepararlo para plantar. Esto supone que ya probó el suelo y lo consideró apto para la jardinería. Si la tierra no se ha plantado en mucho tiempo, o nunca, probablemente sea mejor labrarla; puede hacerlo manualmente o con equipo alquilado o prestado.  Solo tenga cuidado de no labrar demasiado, ya que puede compactar el suelo. (Una buena regla general es labrar cada hilera una sola vez). Asegúrese de labrar cerca del día en que siembra para que la tierra aún esté dividida cuando agregue las plantas. Si construyó nuevas camas elevadas o jardines en macetas, agregue tierra fresca antes de plantar.

Aprende de cada temporada

Una vez realizada toda la planificación, no queda nada por hacer más que sumergirse en la tierra y plantar, quitar las malas hierbas y cuidar de su jardín. Puede cometer errores en el camino, y está bien; utilícelos como valiosas oportunidades de aprendizaje para los estudiantes. Trate de involucrar a los estudiantes en cada etapa, desde diseñar el jardín y preparar el suelo hasta plantar las primeras semillas (o plantas iniciales) y cosechar los frutos de su trabajo. La participación ayuda a inculcar un sentido de orgullo, responsabilidad, confianza e inversión. Mientras más estudiantes, maestros y voluntarios trabajen en el jardín, más aprenderán todos a cuidarlo para que se mantenga saludable y produzca alimentos en los años venideros.

Si bien planificar y cuidar un jardín escolar requiere mucho trabajo, también es muy divertido, y hacer que los estudiantes se involucren lo hace aún más agradable. Al abordar la jardinería escolar con una mente abierta y un espíritu de maravilla natural, modelará una gran actitud para los estudiantes y se asegurará de que la jardinería siga siendo gratificante sin importar lo que coseche. ¡Feliz siembra!

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el propósito de cómo se cultiva un huerto escolar?

Un jardín escolar proporciona educación nutricional incorporada . Los niños pueden recoger frutas y verduras para una merienda saludable, y el jardín puede brindar educación práctica sobre los grupos de alimentos. Los niños también reciben lecciones de historia a través de la jardinería.

¿Qué plantas puedes cultivar en un aula?

Las 5 mejores plantas para cultivar el aula de clases:

  • Lirios de la paz.
  • Paz Lily.
  • Palma de bambú.
  • Árbol de serpiente.

¿Cómo se mantiene un huerto escolar?

Una vez que las plantas estén en el suelo, deberá mantener el jardín a través de actividades regulares como riego, raleo, deshierbe, fertilización, mantillo, compostaje y control de plagas. Estas actividades promueven plantas saludables al satisfacer sus necesidades.

¿Por qué es importante la jardinería para que los estudiantes aprendan?

La jardinería puede proporcionar a los estudiantes con la práctica en el aprendizaje de oportunidades, mientras que el aumento de la conciencia ambiental y la experiencia vital en la resolución de problemas. Los huertos escolares también son una excelente manera de hacer que los niños aprendan sobre nutrición al ayudarlos a establecer la conexión entre el cultivo de alimentos y una dieta adecuada.

Ver más

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Siguiente »
    Etiquetas: